¿Qué es PLV y sus beneficios en el negocio?

¿Qué es PLV y sus beneficios en el negocio?

En el momento en que una empresa quiere que aumenten las ventas de una línea de productos determinada lo mejor que se puede hacer es tener una estrategia de ventas y de publicidad que consiga que los consumidores se animen a comprar los productos.

Como defienden desde artesanías Oviedo por sus años trabajando en el sector del marketing, la publicidad en el sitio de venta o PLV, es fundamental, pues es la manera en la que el consumidor puede sentirse atraído por las ofertas que puede haber en el comercio o incluso en las fachada exterior, de tal manera que se pueda llegar a atraer a muchos más potenciales clientes a que entren en la tienda.

Hay muchas alternativas diferentes a la hora de usar los PLV según el negocio y el presupuesto disponible para las campañas de publicidad en los sitios de venta que queramos hacer.

Existen negocios que lo que desean es fomentar las ventas en los pasillos en los que conviven con otros productos complementarios, donde se promociona con publicidad en el sitio de venta para que pueda consumirse el artículo más fácilmente. Existen otros comercios que optan por ir centrando más la estrategia en la creación de un PLV en los mostradores.

Así es como los consumidores, cuando están terminando de comprar, lo que hacen es encontrarse con los diferentes artículos que se promocionan, de tal manera que puede aumentar la exposición y las ventas, con una buena estrategia a nivel publicitario.

SI vamos a los PLV que más se usan por los establecimientos comerciales podemos dividirlos en dos categorías:

Según tamaño: grandes, medianos o pequeños

Según material: cartón o metal

¿Qué tamaño es el que tiene que tener un PLV en la tienda?

Esto sin duda es algo bastante subjetivo, pues va a depender del producto y cómo se distribuya en la tienda de los diferentes expositores que tengan como publicidad en el punto de venta.

Los productos de tamaño considerable o en zonas amplias, serán los que cuenten con PLV de mayores dimensiones, pues tendrán mejor el producto y podrán llegar a captar más la atención de los consumidores en cuestión. Como es lógico, los de menor tamaño llegan a pasar desapercibidos, pues compiten en lo visual con el resto de los productos de las estanterías de los locales.

Cuando no hay muchos productos contra los que se puede competir o el espacio es bastante más limitado, la publicidad en el sitio de venta, lo mejor es optar por un PLV de tamaño intermedio o reducido.

¿En qué momento debemos usar un PLV de cartón?

La mayor popularidad de la publicidad es la que hay en los puntos de venta de cartón, tanto para los comercios que van cambiando con frecuencia las campañas publicitarias como por los que tienen un presupuesto limitado y lo que quieren es reducir los costes, pero no quieren que la calidad del proceso se vea resentida.

Los PLV de cartón tienen más vida útil, puesto que gracias a la calidad del cartón usado y mucho cuidado, pues pueden llegar a aguantar más de 6 meses en magníficas condiciones. Son por lo tanto, una buena alternativa.

¿Cuándo es mejor usar PLV de metal?

Cuando los artículos o productos a promocionar tienen un peso elevado, lo mejor es que sean de metal.

Pese a que el cartón es buen soporte para muchos productos, la vida útil tiene que ser acortada, si debe soportar un peso elevado.

Aquí hay que tener claro que los PLV de metal van a ser la mejor opción, puesto que su vida útil va a ser más elevada. Una vez dicho esto, hay que saber que los expositores de metal están diseñados para durar muchos años en magnífico estado.

Una opción que también la recomendamos para las empresas que quieran tener publicidad en un sitio de venta de forma permanente, ya que el metal va a ser capaz de mantenerse en magníficas condiciones durante muchos años.

Los expositores de metal pueden ser reutilizados en muchas campañas promocionales por años, con únicamente modificar las impresiones y el material gráfico que tengan cuando se compre si así se ha elegido.

Solo será necesario modificar la impresión, pegando otra que esté encima, de tal manera que se pueda usar el mismo PLV de metal por años sin tener que comprar otro.

Esperamos que después de todo lo dicho te haya quedado más claro a que acudir en el caso de que se quiera contar con las bondades que ofrecen los PLV para la promoción de productos o servicios en las tiendas.

Deja una respuesta