Por qué el aluminio se utiliza hasta en los móviles

Por qué el aluminio se utiliza hasta en los móviles

Los ciudadanos de a pie no se dan cuenta de los retos tecnológicos a los que se enfrentan los científicos o profesionales a la hora de realizar proyectos novedosos, como rascacielos, casas de diseño o incluso teléfonos móviles. Y en parte es normal, porque no se puede estar preguntando uno siempre cómo se ha llegado a un diseño concreto o cómo se ha producido un producto.

Al final, elegimos la simplicidad por encima de otras opciones que nos podemos encontrar, pero esto no sirve siempre. Las empresas no pueden buscar la simplicidad cuando tienen que hacer esfuerzos por rediseñar un producto para hacerlo más ligero, rentable o eficiente. Esto sería algo así como no quitar la ropa del tendedero cuando vemos que va a llover.

En una gran cantidad de sectores el aluminio juega un papel esencial, ya que por las características que veremos a continuación, se configura un material idóneo para las construcciones, ventanas y diseños totalmente personalizados según las peticiones de los clientes.

Un ejemplo de los avances del aluminio ha sido en el aislamiento de las viviendas y oficinas, un aspecto fundamental de cara al ahorro energético. Gracias al aluminio y a los avances en paneles de cristal se ha conseguido aislar de las inclemencias del tiempo con una efectividad realmente aplastante.

También la tecnología se ha aprovechado de las características del aluminio para poco a poco ir mejorando sus productos hasta hacerlos tecnológicamente más avanzado. Esto lo podemos ver en el sector de la informática, dónde el aluminio juega un papel fundamental en los componentes de las placas bases y las tarjetas gráficas.

Las características del aluminio y su uso en teléfonos

Tal y como expresa la Asociación Española de Aluminio, el Aluminio es uno de los materiales más abundantes de la corteza terrestre. Es un metal suave y ligero con el que, mezclado con pequeñas cantidades de otros metales, se obtiene una amplia gama de aleaciones con propiedades específicas para un sinfín de aplicaciones.

Así como la piel protege al cuerpo humano, el Aluminio protege a los edificios de los elementos, y proporcionando un alto nivel de confort en su interior. El Aluminio posee excelentes propiedades que lo convierten en un material especialmente apropiado en construcción, pero también en otros campos.

Propiedades físicas como su ligereza, fortaleza, durabilidad, maleabilidad y resistencia a la corrosión, aportan a los elementos construidos con él grandes ventajas en la fabricación e infinidad de usos del producto terminado. Productos con una larga vida útil y de gran influencia en nuestras vidas.

De esta combinación de características obtenemos productos con amplias soluciones constructivas, que posibilitan entre otros la construcción de amplios acristalamientos y grandes fachadas estructurales. De hecho, los edificios con mejores fachadas se construyen a base de aluminio.

Las posibilidades estéticas son infinitas, perfectas y permanentes en el tiempo: anodizados, tratamientos mecánicos, lacados color, lacados imitación madera, a elegir entre un sinfín de opciones. Muchos de estos acabados son difíciles de conseguir según las características que los clientes piden.

Por suerte existen empresas dedicadas exclusivamente a realizar proyectos personalizados a medida de los clientes con Aluminio. Esto se consigue mediante diferentes técnicas y aleaciones, lo que no es sencillo por la infraestructura y la logística que se necesita para llevar a cabo estos proyectos.

Con cuatro almacenes localizados a lo largo de la costa del mediterráneo, Aluminios Franco consigue fabricar aluminio en sus diferentes aplicaciones, ya que son distribuidores de aluminio desde 1975, lo que les permite tener una amplia experiencia a la hora de cumplir las peticiones de los clientes más exigentes.

Con un ciclo de vida sostenible de principio a fin, se puede afirmar que el Aluminio es prácticamente un 100% reciclable, su tasa de recuperación en construcción es de un 95%, y su reciclado ahorra el 95% de la energía usada en su producción. Esto favorece al reciclaje en productos tecnológicos como es el caso de los teléfonos móviles.

Desde 2016, y tras el bendgate del iPhone 6, los teléfonos móviles utilizan aluminio de calidad aeroespacial, es decir, utilizan las aleaciones que se encuentran en aviones. Este tipo de aluminio es el de la gama 7000, y como se puede ver en este video, los teléfonos fabricados con este material resisten golpes de martillo sin aquietarse.

Deja un comentario