Fantasía v. joyas de lujo ¿quién gana?

Fantasía v. joyas de lujo ¿quién gana?

Las joyas otorgan estilo y personalidad, siendo el complemento excelente para cualquier atuendo. Sin embargo, también tiene que ver mucho con el tipo de joya que se elija.

En el mercado podemos encontrar las joyas de lujo, caracterizadas por su durabilidad, sobriedad y distinción, y las joyas de fantasía, que aunque se consiguen por muy bajos costos, siempre se les ha tenido en duda debido a que la materia prima con la que se elaboran no es demasiado relevante, sino que importa más su diseño.

A continuación, hablaremos sobre la diferencia entre ambas y develaremos si, por fin, la bisutería es una buena alternativa de compra.

¿Cómo saber si es oro?

Aunque elegir joyería no parezca una tarea compleja, dependiendo de lo que se esté buscando, se debe aprender a reconocer la pureza de la materia prima, en este caso, el oro, incluyendo su talla, el número de quilates, entre otras características.

Y es que, como dicen, no todo lo que brilla es oro. Hay que saber distinguir el oro real de lo que es bisutería, y aunque si es verdad que muchas veces la diferencia se puede palpar nada más tocar la pieza, muchas veces puede pasar totalmente desapercibidas y entonces, hay que recurrir a otras técnicas para descubrir su valor.  Esto se logra evaluando los siguientes aspectos:

  • Quilataje

Mientras más quilates, mayor porcentaje de oro tendrá la joya, siendo el máximo de kilates que puede tener de 24, el que representa el 100% de pureza.

Eso sí, hay que saber que el oro en su estado puro es demasiado blando y se desgasta con facilidad, por lo que los orfebres tienden a mezclarlo o alearlo con otros metales para poder trabajarlo mejor. Por eso, se calcula desde esa cifra hacia abajo el porcentaje: si es de 18 kilates, sacando la proporción desde el parámetro de la pureza máxima, la joya tendrá un 75% de pureza, y así sucesivamente.

  • Sello de contraste

Es una pequeña marca que se hace con una herramienta, como un cincel o punzón, que sirve como garantía de la pureza de la joya que se está adquiriendo, así como el sello del fabricante y/o el laboratorio donde se hizo el análisis de la materia prima.

Por lo general, esta marca se realiza en lugares ocultos de la joya, como el reverso de los anillos o en los cierres, partes posteriores o cantos de collares y pulseras.

Así, encontraremos tres pequeñas marcas en la joya: la primera nos habla de la pureza del oro (siguiendo el ejemplo anterior, si la pieza es de 18 quilates, esta marca será «750», indicando el porcentaje de pureza); la segunda representa el laboratorio donde se hizo el análisis de su pureza; y el tercero es la marca del artesano orfebre que finalmente ha diseñado la joya.

No obstante, existen ocasiones en que para ahorrar impuestos y abaratar el costo de la joya, sólo se ha dejado la marca del artesano, aunque sea lo contrario a lo que establece la ley en materia. En estos casos, la calidad de la pieza pierde su garantía y el joyero pierde su reputación.

  • Valor

Para hacer el cálculo oficial, es necesario informarse sobre el precio actual del «Kilo Manufacturado», el que generalmente es valorado en Euros. Luego, este precio del kilo, se divide por mil y ya tenemos el precio del gramo, dependiendo del grado de pureza del quilataje.

Por ejemplo: el precio actual de un gramo de oro es de 25 euros, este valor se debe multiplicar por 0.75, en caso de que la pieza tenga un 75% de oro puro, es decir, sea de 18 quilates.

De esta forma, siguiendo el ejemplo, un gramo de 18 quilates tendrá 0,75 gramos de oro puro y 0,25 gramos de metal de aleaciones. Ahora bien, para saber el valor de la joya en su totalidad, sólo se deberá multiplicar aquellos 25 euros por los 0,75 de oro puro y este resultado, a su vez por el peso total de la pieza.

Además, hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • A mayor peso de la joya en gramos, más elevado su precio.
  • Las joyas enchapadas en oro no están fabricadas con base a este material, sino que sólo las recubre.
  • Cuando se trata de anillos, no se debe elegir aquellos demasiado delgados, ya que el desgaste puede causar que se rompa.
  • Con el tiempo, el oro suele perder su brillo.

Diferencias entre bisutería y joya

Por un lado, la bisutería es el reemplazo perfecto que encuentran aquellos que no pueden permitirse adquirir joyas de calidad. Y es que siempre es mucho más cómodo para estos consumidores adquirir bisutería en mercadillos que dirigirse a una joyería y comprar una pieza de más valor. Lo malo es cuando la pieza de bisutería comienza a cambiar con el paso del tiempo y por la influencia de agentes externos como el agua, mientras que las joyas más caras permanecen intactas e igual de especiales después del mismo periodo transcurrido.

Así, entender la diferencia entre joyería de moda, o de fantasía, y joyería fina es bastante simple: todo se reduce a los materiales con los que está hecha la joyería. Es decir, la calidad de los metales y las piedras preciosas es todo lo que se necesita para determinar si una pieza de joyería se considera joyería de moda o joyería fina.

No obstante, Los expertos en joyas de Joyería Lorena explican   que hay algunos conceptos utilizados por los profesionales en el área, que nos pueden ayudar a diferenciar unas piezas de otras:

  • La joyería de moda, también conocida como bisutería, generalmente está hecha con metales básicos y piedras simuladas. Estas piezas a menudo están hechas de latón (brass), cobre o aluminio, que pueden llegar a doblarse y/o a empañarse fácilmente. Las joyas hechas enteramente de textiles o cuero, aleaciones de metales básicos e incluso metales chapados con metales preciosos como el oro o la plata también se consideran joyas de moda. Las piedras simuladas incluyen piedras de plástico, zirconia cúbica y cristales de Swarovski. Debido a que las joyas de moda están hechas de materiales que son propensos a agrietarse o empañarse, no tienen mucha vida útil. Además de eso, son casi imposibles de reparar una vez que se han roto ya que el nivel de calor que se requeriría para soldar las piezas de latón o cobre, simplemente dejaría ennegrecido el revestimiento de oro o plata. Su gran popularidad se debe a que tienen un precio mucho más bajo que las joyas finas, por lo que una pieza rota podría reemplazarse fácilmente por una nueva.
  • A estas les sigue una categoría media llamada «semi-fina», que se caracteriza por joyas hechas con oro vermeil o con chapa de oro o plata. Las joyas “semifinas” también están hechas con piedras preciosas reales que son mucho más asequibles, como morganita y ópalos, o piedras “mejoradas”, que se tratan con calor o productos químicos en un laboratorio para que luzcan más claras o más perfectas o para cambiar el color de la piedra. Esta también suele ser muy útil para que los fabricantes de joyas clasifiquen con mayor precisión sus joyas, pero no es un estándar por el cual los expertos y los autenticadores se basan para clasificar las joyas de manera general. De hecho, a los ojos de un experto, las joyas “semi-finas” se consideran joyas de moda debido a su incorporación de metales básicos.
  • La joyería finase utiliza para describir joyas hechas de oro macizo, plata .925 (plata esterlina), platino y/u otros metales preciosos. Pero, también usa piedras preciosas genuinas como diamantes, rubíes, zafiros, etc. Debido a que están hechas completamente de metales preciosos sólidos y piedras preciosas, las joyas finas son mucho más fuertes que las joyas de moda y con el cuidado y el almacenamiento adecuados, no se empañarán o se romperán. Igualmente, si se rompieran, las joyas finas se pueden reparar, o si se llegaran a empañar, se pueden pulir y la pieza vuelve a tomar el brillo original.  En cuanto al precio, si que suele ser elevado, pero en verdad, el valor y la longevidad de estas piezas hacen que valga la inversión.
  • Existen piezas de joyería fina de alta gama, como por ejemplo encontramos en Tiffany.

Joyas de diseñador

Por último, puede que exista confusión acerca de cómo clasificar las joyas de diseñador o de autor, de entre estas dos categorías, para lo cual, como siempre, es importante observar la composición de la pieza.

Algunos diseñadores aumentan los precios de las joyas de moda simplemente por la asociación con la marca, lo que hace que parezca que una pieza de baja calidad realmente valga más. Sin embargo, la mayoría de las marcas solo producen piezas de alta calidad hechas de metales preciosos y piedras preciosas genuinas. Por lo tanto, hay que prestar atención a los sellos distintivos de sus joyas para determinar si se trata de joyas de moda con una marca elegante o si son joyas realmente finas.

Deja una respuesta