El miedo a las sanciones extiende el registro de la jornada laboral en las empresas españolas

El miedo a las sanciones extiende el registro de la jornada laboral en las empresas españolas

A medida que pasan los años, se van conquistando derechos sociales que son claves para favorecer la calidad de vida de las clases trabajadoras, que son las que mueven el mundo y sin las cuales sería completamente imposible que la sociedad y la economía que tenemos funcionara. Por suerte, nada tiene que ver la clase trabajadora de ahora y sus derechos con la de hace un siglo, una masa de gente que vivía prácticamente para trabajar y que tenía pocas opciones para reclamarle algo a su empresa y salir victoriosa. Desde luego, ese modelo de sociedad se acabó.

Uno de los avances sociales más importantes en lo que tiene que ver con el trabajo ha llegado a España en los últimos años con la implantación de la obligatoriedad del registro de la jornada laboral. Seguro que en todas las empresas de este país ha habido gente que ha realizado horas de más y que no se han tenido en cuenta para su recuperación o para su remuneración. Esto ni siquiera es beneficioso para el empresario puesto que, desde luego, contribuye de una manera sustancial a la desmotivación de la plantilla y, por ende, a su desmotivación. Ese sí que es un verdadero peligro.

El portal web SupeRRHHéroes elaboraba un debate acerca de si ese registro horario del que os hemos hablado era algo favorable o no. En ese mismo artículo, se establecen algunos de los beneficios que están ligados a ese registro horario para los trabajadores, unos beneficios que ayudan a que esos trabajadores estén motivados durante su jornada laboral y que son los siguientes:

  • Se controla el absentismo laboral.
  • Se reducen los costes que se desprenden de las operaciones manuales.
  • Los datos son un justificante para las nóminas y las vacaciones.
  • Control del cumplimiento del contrato firmado entre la empresa y el trabajador.
  • Ahorro de tiempo y dinero para gestionar las retribuciones de las horas extra.
  • Optimización del tiempo.
  • La conciliación laboral se ve beneficiada con la llegada de esta normativa.
  • De este modo, se reduce de una manera drástica el número de injusticias cometidas contra los trabajadores.
  • Gracias a este asunto, se descubre algún asunto que ha permanecido oculto.
  • De esta manera, es mucho más fácil elaborar horarios y calendarios de trabajo.

La misma página web, SupeRRHHéroes, indicaba algunos otros aspectos relacionados con el fichaje en el trabajo. En el artículo que os acabamos de enlazar, se asegura que el 65% de los trabajadores y trabajadoras de este país aseguraba que desempeñaba su profesión durante más horas de las que por contrato tenía establecidas. Y eso no puede ser. No es bueno, como ya hemos dicho, ni para los propios empleados y empleadas (que se desmotivan) ni para la empresa (que ve cómo esa desmotivación hace mella en la productividad de todas y cada una de las personas que conforman la plantilla).

La obligatoriedad del control horario en el trabajo ha hecho que muchas empresas hayan tenido la necesidad, en los últimos tiempos, de contratar un sistema que permita que ese control horario sea una realidad en su día a día. Los profesionales de Registre Jornada Laboral nos han indicado que son empresas de todo tipo, grandes cadenas y pequeños comercios, los que han apostado por este tipo de sistema, principalmente a causa de las grandes multas a las que podrían enfrentarse en caso de que, en una inspección, la Administración Pública fuera consciente de la falta de este tipo de sistemas que ya son obligatorios, por cierto, en buena parte de los países de la Unión Europea.

La productividad no se ha reducido, más bien ha crecido

Después de un par de años en los que el control horario es obligatorio, ya se pueden extraer las primeras conclusiones. Uno de los miedos de una parte de los emprendedores de este país era que la productividad se viera reducida, pero la verdad es que la realidad ha sido otra muy diferente. Y es que, cuando los trabajadores saben que se respetan sus derechos, es cuando sacan lo mejor que llevan dentro de sí y multiplican sus esfuerzos para conseguir esos propósitos que se ha marcado su empresa al principio de cada ejercicio.

No cabe la menor duda de que la situación ideal en todas las empresas es que empleados y emprendedores trabajen en perfecta sintonía y se respeten entre sí. Esa es la clave para que esos objetivos empresariales de los que os hablábamos en el párrafo anterior se cumplan. Desde luego, son muchos los negocios que han obtenido muchos beneficios de una relación tan sana como esta, una relación de la que no se puede desprender nadie y que, en efecto, solo presenta ventajas.

Deja una respuesta