Confía en una agencia inmobiliaria

Confía en una agencia inmobiliaria

Quizás por culpa de las crisis y del boom de la construcción, las agencias inmobiliarias no han tenido en los últimos años muy buena imagen. Cuando la gente acude a una de ellas parece que va con miedo, sabedor de que puede sentirse engañada, o que el comercial de turno va a intentar vender ese piso que lo tiene en stock desde hace varios años. Incluso muchas veces cuando se quiere vender o comprar un apartamento, mucha gente intenta que no sea por agencia para evitarse la comisión. Es correcto, supongo que para llegar aquí, todos lo hemos hecho mal. Pero afortunadamente no todas son así.

En mi caso no tengo ninguna queja de la Inmobiliaria Denia Costa Blanca, ellos fueron los encargados de facilitar la compra de un apartamento en Denia, uno de los sueños que tenía desde chico, cuando iba con mis padres a pasar las vacaciones. Claro que tuve miedo al enfrentarme a la compra de una casa, pero está claro que si trabajas con inmobiliarias transparentes no tiene porque ocurrir ningún problema.

Se trata de una agencia inmobiliaria en Jávea y Denia formada por un equipo de profesionales con un único objetivo: facilitar a sus clientes una forma transparente, sencilla y segura de comprar y/o vender su propiedad en España. Su meta es que nuestro servicio de venta de chalets en Denia y Javea encuentre exactamente lo que está buscando, ya sea una propiedad de segunda mano, un chalet de nueva construcción, una parcela para construir, un apartamento cerca de la playa, una finca para reformar o bien un adosado próximo al centro de Denia o Jávea. Ellos se encargaron de buscar y encontrar el hogar perfecto para mí, para mis necesidades y mis deseos.

Consejos

Estos son algunos consejos para encontrar la inmobiliaria perfecta.

Ahora bien, si de verdad no tienes tiempo para encargarte, y por el motivo que sea (vives en otra ciudad o se te hace un mundo intentarlo tú) prefieres acudir a una agencia inmobiliaria, asumiendo el coste económico que supone, te presentamos los siguientes consejos que son fruto de la experiencia de muchos consumidores.

  • Cercanía. Búscate una agencia que esté cerca, seguramente, si lleva tiempo trabajando en el barrio conocerá bien el mercado local. Mejor si conoces su histórico de ventas en la zona para no tener problemas.
  • Seguro. Exige que dispongan de un seguro de responsabilidad civil profesional.
  • Comisiones. Negocia la comisión y contrasta el precio de venta propuesto. La comisión suele fijarse como un porcentaje del precio de venta, aunque a veces se pacta un importe mínimo. No olvides el 21% del IVA. Las comisiones suelen oscilar entre el 2% y el 6%.
  • Derecho al cobro de la comisión. En la nota de encargo de venta que firmes con la agencia, pide que incluyan expresamente que el derecho al cobro de la comisión se condicione a la firma efectiva de la escritura de compraventa. Si no, la agencia podría exigirte el pago de la comisión aun en casos donde luego el comprador se eche para atrás. Por ejemplo, hay casos en los que, la agencia ha exigido la comisión una vez ha encontrado a un comprador, aunque después éste no obtuviera la financiación del banco.
  • Precio de la vivienda. La agencia debe proponerte y justificarte un precio de venta, teniendo en cuenta las características y el estado del inmueble, el entorno y la competencia en la zona (la oferta y la demanda que haya allí).

Te aconsejamos que tú también te informes por tu cuenta del precio medio. Es fácil, a través de los portales inmobiliarios. Decide un precio y déjalo claro en el contrato o nota de encargo. Tú quieres venderlo pronto, pero no regalarlo. Hay agencias que prefieren poner precios bajos para venderlo muy pronto y cobrar su comisión, pero tú saldrías perdiendo. Muy importante: deja claro si el precio de venta acordado incluye la comisión o no.

Eso sí, si tienes algún problema, lo único que tienes que hacer es acudir a una asociación de consumidores que ellos te asesorarán.

Siguiendo estos consejos es probable que no tengas que lamentar nada, aunque lo que está claro es que cuando se trabaja con profesionales, no hay nada que temer.

Deja un comentario