Claves para saber cómo elegir dentista

La visita al dentista suele ser complicada y se evita hasta que no queda más remedio, lo que hace que el tratamiento muchas veces cause tantas molestias como dinero. El caso es que es algo que es muy necesario. Los problemas aparecen, como nos dicen los profesionales de mesiodens.es, aparece cuando se tiene que pensar a qué consulta se acude.

Conscientes de todo esto, queremos dar una serie de tips para que sepas cómo se debe elegir un dentista:

El cuidado de la salud dental es fundamental, pero la elección de un dentista adecuado no podemos decir que sea algo sencillo, pues hay odontólogos falsos, ofertas a precios demasiado bajos y diagnósticos malos que pueden llegar a ocasionar una serie de problemas a los pacientes.

El hecho es que saber una serie de claves sobre lo que hay que esperar a lo largo de una consulta puede terminar ayudando a que la experiencia en la consulta sea buena:

Vamos a ver una serie de recomendaciones:

Colegiarse es algo que es obligatorio, por lo que se si se solicita al dentista, es necesario facilitarle el número de colegiado. En este sentido, existen personas que lo que hacen es pasarse por dentistas y no cuentan con titulación ni la formación que son adecuadas para poder ejercer. Conocer el número hace posible comprobar que tiene titulación y es oficial.

Pide que el dentista te haga un diagnóstico de la enfermedad oral. En dentista es la única persona con cualificación de cara a poder establecer un diagnóstico y que se prescriba un tratamiento.

Desconfiar de los precios que sean muy bajos, pues pueden llegar a encubrir deterioros en materia de calidad asistencial. Piensa que el material que se usa en de tecnología avanzada y de un coste alto. Los precios muy bajos lo que implican es que no se usa un buen material.

Pide que sea un dentista y no el equipo comercial el que te pueda explicar de forma personal el tratamiento que te hará desde un principio, además de la duración y de las pruebas que van a ser precisas. Hay un riesgo que existe de que algunas consultas te digan nuevos tratamientos y que se provoque un sobretratamiento o gasto innecesario.

Pide a un dentista que sea el que manipule de forma personal las prótesis dentales en la boca. Puede que haya otros profesionales implicados en el tratamiento, pero hay algunas prácticas que solo las va a poder hacer el dentista.

Fundamental que el dentista te pueda dar un trato próximo y de amabilidad, donde puedas ver en ese profesional alguien en el que puedes confía tu salud dental. Pensemos que el trato con los pacientes es algo vital en esa profesión, por lo que nuestra recomendación es que preguntes al dentista de todo lo que te suscite temor o duda.

Pide que haya una serie de medidas de higiene y de esterilización, de tal forma que no tengas una higiene en el terreno oral que esté en condiciones deficientes. Hay una serie de normas en el apartado de la higiene que son obligatorias, donde incumplirlas puede terminar ocasionando una serie de problemas importantes para la salud.

Pensemos que por lo general, el que ostente la responsabilidad en cuanto al tratamiento tendrá que ser siempre el mismo odontólogo, en el caso de que no sea de esta forma, el cambiar de forma constante el profesional que nos atienda va a suponer que no habrá un equipo coordinado y fijo, lo que puede causar una atención deficiente o incluso incurrir en el fraude a nivel profesional.

No hay que dejarse influenciar por la publicidad y las promesas de un tratamiento gratis, pues lo más seguro es que vas a acabar pagándolo. En bastantes ocasiones hay prácticas de la denominada publicidad engañosa, por lo que se hace necesario el pedir una explicación de la totalidad de condiciones del tratamiento o del servicio antes de que se haga.

No pienses en los tratamientos que se garantizan de por vida ni en los clientes que tienen esa clase de garantía. No va a ser posible garantizar un tratamiento siempre, por lo que adquiere gran importancia el que se acuda a una revisión al menos una vez anualmente.

Esperamos que después de todo lo que hemos desarrollado en este artículo te haya quedado bien claro en lo que te debes fijar para que no sea un error la elección que hagas.

Desde aquí solo nos queda desearte que tengas suerte en la elección y que no confíes en los “chollos”, pues en la odontología no hay gangas y la calidad se paga.