Ser más productivo depende de la limpieza

Ser más productivo depende de la limpieza

Mucho se ha hablado sobre la productividad en la empresa, porque al fin y al cabo lo que necesitamos es trabajar lo mínimo posible obteniendo el máximo beneficio posible, ya sea económico o laboral. Ser productivo es hoy en día una necesidad más que una alternativa, porque por lo rápido que va la sociedad necesitamos el mayor tiempo posible.

La productividad es la relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción. También puede ser definida como la relación entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos: cuanto menor sea el tiempo que lleve obtener el resultado deseado, más productivo es el sistema.

En realidad, la productividad debe ser definida como el indicador de eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida. Referido a lo anterior, necesitamos que, con los mínimos recursos disponibles, obtengamos la máxima producción posible.

Si ponemos cómo ejemplo la oficina, vemos que la productividad depende de varios factores. Por un lado, tenemos la carga de trabajo, principal elemento para medir la productividad, ya que a mayor carga de trabajo se genera más estrés en los trabajadores, que les cansa antes y además les vuelve más propenso a los enfados.

También depende en gran medida del ambiente de trabajo, y aquí juega un gran papel los jefes o directores de equipos. Una presión por parte de la dirección puede suponer un estímulo positivo, pero los agobios y la falta de comprensión por ésta, supone que los trabajadores no se sientan identificados con el trabajo ni la empresa.

Otro de los elementos que vincula la productividad es la limpieza, por mucho que se tenga muy buen trabajo, sino hay un medio adecuado para realizarlo no se puede hacer nada. En el artículo de hoy vamos a ver cómo una buena o mala limpieza influye en la efectividad y productividad de los trabajadores de una empresa.

Limpieza y externalización se unen

En primer lugar, se mejora la productividad. Somos testigos de la mejora en la productividad que experimentan las empresas que mantienen un buen servicio de limpieza. El ambiente limpio y agradable se traduce en una mejora del estado de ánimo y de la comodidad, lo que a su vez permite trabajar más y mejor.

En segundo lugar, se proyecta una imagen positiva de la empresa. Los centros de trabajo son una carta de presentación de la propia compañía. Si nos esforzamos en trasladar valores positivos de nuestra empresa, tenemos que velar por mantener las oficinas limpias y ordenadas. La comunicación de una empresa es transversal.

En tercer lugar, se crean ambientes saludables. El polvo se acumula en todos los rincones, si no se limpia con la frecuencia adecuada lastra el ambiente de trabajo y favorece la aparición de alergias u otros problemas de salud. En cambio, si mantenemos un ambiente saludable se reducirán las bajas del equipo humano.

En cuarto lugar, se ahorra dinero. Si la limpieza de las naves o de los despachos no se realiza correctamente, el polvo y la suciedad pueden obstruir conductos y sistemas de ventilación de los equipos que tengamos. Cuando contratamos los servicios de empresas profesionales, la gestión integral que nos brindan permite realizar un buen mantenimiento de todos los espacios de trabajo.

Por otra parte, gracias al Facility Management, la empresa que contratemos para la gestión de nuestros edificios y de sus servicios se ocupará de todo. Nuestra compañía ahorrará costes gracias a la externalización y dispondrá de más recursos para centrarse en la actividad principal. Cada vez son más las empresas que recurren al outsourcing como estrategia de negocio.

El outsourcing o la externalización de algunos servicios nos permite confiar en profesionales del sector la gestión de determinadas áreas de nuestra empresa. Estas compañías disponen del equipo humano preparado, del equipamiento y de los materiales para brindar el mejor de los servicios, lo que nos permite crear un valor añadido a nuestro propio modelo de negocio.

Es el caso de Servinet Del Valles, una empresa de servicios integrales de limpieza en Barcelona que cuenta con un gran equipo de profesionales, así como una larga experiencia acumulada en la gestión de la limpieza de edificios y locales.

Deja un comentario